Corazones latiendo

miércoles, 30 de mayo de 2012

Otro adiós.

¿Por qué no haces nada? ¿Por qué finges que te importo cuando no es así?
Dices que es orgullo y que soy cabezota, creía que me entendías. Tengo todo el derecho para estar así.
¿Pero tú? Tú no lo tienes. Yo no he soltado todo lo que pienso de ti, como tú lo hiciste. Yo eso no lo hago, y menos sin venir a cuento.
Pienso que el qué tiene el orgullo y es cabezota eres tú, que no eres capaz de aceptar que eso es lo que piensas de mi. Y es que encima me echas la culpa a mi. Pensaba que eras de otra manera, pero veo que no. Pensaba que tratarías de que yo recuperase todo lo que he perdido, pero no haces nada.
Y por lo que veo la única que lo pasa mal y todo eso, soy yo. Pero lo que tengo claro, es que no voy a ir hacia ti. Yo no he sido quien a soltado todo eso, has sido tú.
Y si tú no quieres aceptarlo, ni volver, ni nada.
Desde luego no seré yo quien me acerque de nuevo.

1 comentario: