Corazones latiendo

sábado, 30 de junio de 2012

Se terminó

Ya me he cansado, ya he sufrido suficiente, he aguantado demasiado. Tengo que decir que apenas tengo paciencia, pero hago todo lo que puedo para tenerla. Pero mi paciencia ha terminado, ya no aguanto a la gente así, no lo soportó. Cada mala palabra que me ha dicho, y después que me halla hablado como si nada, he tenido que guardar mi rencor, que he sentido hacía esas palabras. Pero lo que me dijo hace meses fue lo que colmó el vaso, lo que ha echo que esto se termine, lo que ha echo que yo no halla podido pasar de esas palabras, lo que hace que cada vez que las recuerde mis ojos se llene de lágrimas... 
¿Cómo espera qué olvide eso? No puedo, no puedo olvidar lo que sentí cuando me soltó todo eso.. Simplemente no puedo, y veo qué él no me entiende... Veo que para él es una tontería y qué me enfado por estupideces, que soy una cabezota... No me entiende, no entiende cómo me sentí en ese momento...
Y si él no me entiende, no tiene porque llamarse amigo...
Duele decir qué esa confianza se ha terminado, que todo ha terminado, y que simplemente para mi es un conocido.
<< La amistad no se gana se consigue, es lo que más cuesta conseguir, y es lo qué más rápido se pierde>>

jueves, 28 de junio de 2012

Para ya.

Estoy cansada de verdad, estoy cansada de la gente que le gusta ordenar a todo el mundo, estoy cansada de que siempre se quiera ir dónde el otro quiera.
Somos personas y vamos dónde queramos, sin pedirle permiso a nadie, sin explicaciones.
Somos libres, no estamos atados a nadie, y menos vamos a tener un líder que nos mande y que nos diga que hacer, lo que no, que comer, y cuando no.
No soy de nadie, y nunca lo seré.

lunes, 25 de junio de 2012

Antonio Puerta.

No sé cómo empezar, dedicar entradas a personas que te han dado tanto, es demasiado.
Ni siquiera me salen las palabras, lo único que me sale ahora mismo son las lágrimas...
Antonio, el 27 de agosto harán 5 años desde que te fuiste, 5 años que no soy capaz de superar, 5 años a lo cual te echo de menos... Y... 5 años que espero que todo lo que vivo sea un sueño... Pero no lo es...
¿Por qué hay preguntas qué no hay quién las respondan?
No entiendo a qué juega esta vida...
Esta vida están injusta... Te echo de menos...
Echo de menos ir al Pizjuán y verte por la banda, verte volver loco a los jugadores que tienen que estar encima tuya... Ahora dejaré algunas palabras, que hace un tiempo atrás, le dedicaron a Puerta. Y cada vez que lo escucho lloro a no más poder.
<<27 de Abril, temporada del centenario, ¿Quién nos lo iba a decir? Por fin se acababa el calvario. Tantos años de penuria se podían terminar. Esperábamos a un ángel que nos viniera a ayudar. Y llegó el minuto cien del partido más esperado, para que llegara Puerta, y hacer olvidar el pasado. Tuvo que ser sevillano, canterano y de Nervión, el que cumpliera nuestro sueño, nuestra mayor ilusión. El gol que cambió nuestras vidas, el que encogió el corazón, el que le quitó la espina, a esta sufrida afición.
Ahí empezó la historia, la más grande jamás contada, la de un equipo invencible, que no se rendía ante nada. Quince meses de alegría, de eterna felicidad subidos en una nube que nunca quisimos bajar, aquella noche de Eindhoven, Mónaco, Glaswog, Madrid. Serán recuerdos imborrables, yo nunca vi tan feliz disfrutar tanto a mi padre. Le devolviste la alegría, vio cumplida su ilusión, ya puede decir orgulloso, que vio al Sevilla campeón. Cómo está el tercer anillo, como disfrutan en el cielo, que orgulloso Antonio Puerta, que feliz estará tu abuelo. ¿Cómo puede una persona repartir tanta alegría?
Tiene que ser un regalo, que nos mandan desde arriba. Pero una desgracia esperando el destino nos tenía, el peor de nuestros sueños, el peor de nuestros días. Llegó el días más negro, de la historia del Sevilla, el día más cruel, el más triste, nuestra peor pesadilla. Y aunque te llamó el destino la muerte te desplomó, del suelo te levantó tú abuelo, tu gran Guardián de Nervión. Él quiso que de pié pudieras despedirte de tu afición, y llevarte para el cielo con la mayor ovación. Salir como fuiste en vida, salir a lo campeón. No quiero que nadie piense que Antonio Puerta se rindió, Antonio es tan buena gente que ni siquiera a la muerte le supo decir que no. Murió con las botas puestas, cabeza alta mirando al frente, murió defendiendo su escudo, en su casa y con su gente. Jugaste en tu equipo del alma, donde más te hacía ilusión, cumpliste tu sueño de niño, poder jugar en Nervión. Para hacer grande al Sevilla, tú naciste para eso, naciste con un corazón que no te cabía en el pecho. Nadie expresó cómo tú el arte y la filigrana, ejemplo para los niños la cantera del mañana. Por eso te doy las gracias, por hacerme tan feliz, por eso nunca en la vida me podré olvidar de ti. Con tu casta y con tus goles nos hiciste disfrutar, tú nos diste una alegría que nunca podremos olvidar. Solo los grandes amigos te hacen reír y llorar, por eso te quiero tanto, aunque nunca hablé contigo, por eso siempre contesto que Antonio Puerta fue mi amigo. Siempre podré decir alto que vi jugar a Antonio Puerta, yo vi jugar al más grande, yo vi jugar esa leyenda, le vi partirse la cara, morir por nuestros colores, por eso te despedimos con los más grandes honores. Te sacaron de tu casa, como los grandes toreros, saliste por la grande puerta a hombros de tus compañeros. Hay que ser buena persona, para no tener enemigos, para unir a una ciudad, todos de acuerdo contigo. Ver a un Bético llorando por el héroe de Nervión, ver recibir al Real Betis del Pizjuán una ovación, tenemos que reconocerlo, siempre tendremos en cuenta tan noble y bonito gesto. Tú dejabas una sonrisa por donde quiera que fueras, y llevabas con orgullo a Sevilla por bandera. Ejemplo de canterano de joven con madurez, siempre los pies en el suelo sin perder la sencillez. Por eso estamos hoy aquí, por eso venimos a verte, porque somos como tú Sevillista hasta la muerte. Todo por ti Antonio Puerta, por ser siempre como eras, por eso de ti orgulloso se siente Sevilla entera. Y cada jueves de feria brindaré mirando al cielo, mientras agarro mi escudo, mientras te grito TE QUIERO. Quiero ver al sevillismo, levantar su copa arriba, juntos así recordaremos, que bonito fue aquel día. La banda izquierda del Sevilla nunca será como antes, es imposible igualar, aquella Zurda de Diamantes. Si veis dos estrellas roja y blanca allí en lo alto del cielo, junto encima del Pizjuán, ese es Antonio y su abuelo. Le está contando aquel gol de cómo cambió nuestras vidas, de cómo empezó la leyenda, de cómo hizo grande al Sevilla.
No te preocupes por tu hijo, que en buenas manos estará, con su madre y sus abuelos no les va a faltar de na. Tiene detrás al sevillismo, tiene detrás a una ciudad, y al saber quien fue su padre siempre orgulloso estará. El jugará en su Sevilla, como lo hizo su padre, y volveremos a disfrutar de aquella Zurda de Diamantes. Él se pondrá el dieciséis, aquel que el padre dejó, y le cambiará la vida, a la nueva generación. Se pondrá el veintisiete cuando juguemos en Europa, y él nos llevará de nuevo a otra final de copa. Cuando marque su gol lo dedicará hacía el cielo, mientras lloran de emoción su padre y su bisabuelo. Ya llegó la hora maldita, ya te esperan los guardianes, las puertas del cielo están abiertas, muchas gracias y hasta siempre.
No te olvidaremos Puerta, vaya equipazo está haciendo Don Ramón Sánchez-Pizjuán, tiene a Izaguirre de portero, tiene al gordo Campanal, tiene a dos grandes ayudantes, Luí Gallego y Luis Cuerva, un equipo que al rival hace temblarle las piernas. Araujo, Doménech, Berruezo, Dieguez, Antonio Puerta.
Ellos también en el cielo tienen su fiel afición, todos aquellos sevillistas que llevamos en el corazón. Todas las noches en mí casa, antes de irse a acostar, me dice a mí, mi pequeño cuéntame un cuento papá. Y con lágrimas en los ojos, tragando saliva y aguantando el tirón, le cuento a mi chiquillo una historia de Nervión. La de un hombre legendario que nos hizo campeón, el que lleva el brazalete de los Guardianes de Nervión. Él que nos cambió la vida y nos rompió el corazón. La historio de Antonio Puerta, la del Héroe de Nervión. Todo tiene su principio, todo tiene su final, pero hay cosas grabadas a fuego que no se pueden olvidar. Antonio Puerta no se ha ido, puedes verlo en tu interior, cierra los ojos y mira dentro de tu corazón>>

Miki Roqué #Eterno26

De verdad, no me lo puedo creer...
Una jarra de agua fría ha caído sobre mi cabeza...
¿Cómo puede ser que personas de 23 años mueran?
No entiendo, no comprendo...
Los sevillistas ya conocemos esa historia... Hace 5 años se nos fue nuestro Antonio Puerta.
Tal vez no es la misma historia, tal vez no es el mismo motivo... Pero es una persona la que se ha ido, la que tenía una larga vida por delante... Momentos cómo estos, los colores no existen, los sentimientos se vuelven uno y las palabras no te salen. Se te hace un nudo en la garganta, porque no eres capaz de creértelo. 
A mi me pasó eso, hace 5 años, con la muerte de Antonio, y me ha pasado lo mismo ahora, tal vez no tan fuerte, como con Antonio, pero, con la misma sensación...
Debería estar prohibido que muera gente que tienen una larga vida... Que no ha hecho daño a nadie, y que son felices con los suyos.
¿Por qué siguen vivos personas malas? ¿Personas que han matado a otras, y siguen vivas?
La vida por lo que veo, siempre la paga con los buenos.
Otro jarrón de agua fría, otra vida que nos deja... Otra vida que no puede ganarle la partida a la vida, otra persona que pierde otro partido...
Hoy, 24/06/2012, Sevilla no tiene color, y si tiene color, es el color del beticismo y del sevillismo unido...
Lástima que tengamos que volver a ver esa imagen...
Lástima que con otra muerte, el mundo de la rivalidad se tenga que dejar a un lado...
Lástima que por otra vida, Sevilla esté de nuevo unida.


Si antes el cielo era más azul y blanco, ahora tiene un toque de verde esperanza.
Siempre, estarás en nuestros corazones.
Eternos 16 & 26.
Eternos Antonio Puerta & Miki Roqué

viernes, 22 de junio de 2012

¿Acaso somos juguetes?

¿Dejarán de engañar alguna vez?
¿Dejarán de utilizarnos algún día?
Estoy harta de la gente que juega con otras personas, sean chicos o chicas, me da igual.
¿Por qué tienen que jugar con las personas?
¿Acaso son juguetes?
Sinceramente, no entiendo a la gente de hoy en día. Parece que es tan fácil decir 'te quiero' o decir 'te amo'. Si no quieres a alguien déjalo marchar, no finjas algo que no sientes.
Llegará el día que cuando te toque a ti no te gustará, hasta que no estés en la piel de la otra persona, no sabrás como se siente eso.
Cuando llegue ese día, llorarás y pensarás que el resto del mundo se ha portado mal contigo.
¿Acaso eres un ángel?
Si, eres esa clase de persona, te equivocas y mucho.
Hablar es barato. Si no lo fuera, la gente tal vez dejaría de lanzar ''te quieros'' a diestro y siniestro como si fuese una frase rebajada en un cajón de la sección de oportunidades. Ser tacaño con los sentimientos, guardarse de expresarlos hasta el instante propicio, debería concederles más valor a ojos de aquel con quien finalmente te sinceras, por mucho que tarde en llegar en ese momento. Si estás con la persona acertada, es una inversión que merece la pena. La pega es que, a veces, esperas tanto para escuchar esas palabras, que acabas roto por dentro.

jueves, 21 de junio de 2012

Esa gente

"Nunca entenderé a esa clase de personas, que cuando le dices que te molesta algo, lo hace, pero peor y encima en el lugar en el cuál le dijiste que no. Qué después se ríen en plan coña, pero que no se dan cuenta de que molesta"

No es como tú quieres que todo sea.

No entiendo a que viene todo esto.
¿Por qué nos haces elegir? ¿Por qué no te relacionas con más gente? ¿Por qué después dices que os dejamos de lado?
No lo entiendo la verdad, no entiendo como se puede hacer todo eso. No puedes hacer elegir a una amiga por un grupo, y menos si ambos grupos tienen a sus amigos. Si tú no te quieres relacionar pues nada, pero no hagas eso.
Qué tú seas así no significa que los demás lo seamos. Cada uno es un mundo, si lo sé, pero no por eso puedes ser tan egoísta y querer a la gente solamente para ti. Porque no, no todo el mundo va a salir siempre contigo. Ni va a hacer siempre lo que tú quieres. Cada uno tiene su vida, y tú eso no te das cuenta.
¿Qué es lo qué te jode? Dilo. No te calles.
Si tarde o temprano lo vas a terminar soltando.
Odio cuando dices las cosas a la cara y después al tiempo dices que es broma.
También odio cuando ordenas a alguien, pero lo dices como si fuese una broma.
Por lo que veo, todo para ti es una broma...
Pero la vida no es así, no como tú quieres que sea. Algún día te darás cuenta, que no todo el mundo hará lo que tú quieras, ni cogerá por dónde tú quieras, ni nada.
Pero sé que el día qué te des cuenta, va a ser demasiado tarde.
<< Siempre es demasiado tarde cuando te das cuenta de lo que pierdes, pero no son ellos quienes se alejan, eres tú quien te encierras en ellos. Y esas personas no pueden hacer nada, porque si tú te encierras ante otras personas, eres tú quien termina perdiendo a ambos lados. Nada ni nadie puede cambiar eso, solamente tú, pero si tú no lo haces... Nadie lo puede cambiar>>

miércoles, 13 de junio de 2012

Esos miedos que llegan...

Otra vez....
De nuevo aparecen esos miedos a fin de curso, esos miedos que hacen que tengas que tengas dudas. Dudas de pensar, que si en 6 meses no has podido hacerlo todo, porque ahora en dos meses sí... 6 meses, 6 horas diarias de instituto. Y ahora, 2 meses, una hora cada día...
Recuerdo el año que me pegué hace dos años, estudiando dos horas, pero claro, esa vez estaba yo sola, y repetí segundo. Recuerdo cuando se me cayó el mundo, no me lo podía creer, me quedaba atrás. Todos se iban a otro curso, y yo, me quedaba sola, tendría que conocer a gente, cosa que a mi no se me da nada bien... El día de la presentación recuerdo que estaba allí nerviosa, empezaron a decir nombres, hasta que me tocó a mi, no conocía a nadie, y estaba totalmente sola. Unas horas después, me encontré con mis amigos, y me dijeron que les había tocado a todos juntos. Y yo, me quedaba atrás sola...
Hasta que se me ocurrió la idea de cambiarme, con gente que al menos conocía. Y al menos no estuviese un mal curso.
Ya al año siguiente pasé a cuarto, y ese año ya tuve mas suerte, me tocó con mi mejor amiga.
Y este año, me ha ido mejor que nunca, aunque me hallan separado de ella, pero he encontrado a dos grandes personas.
Y ahora, este año lo mismo, los mismos medios que en 2º y en 3º...
El miedo de repetir, de quedarme atrás y que a ellas les toque juntas. No es egoísmo, ni nada, simplemente qué no soportaría de nuevo quedarme atrás, estar otro año en 4º, porque estoy deseando terminar la ESO para poder ir mucho más adelante.
No quiero quedarme atrás, quiero ir con ellas hacía delante, y si me tengo que separar es porque cogemos materias distintas, no porque yo repita...
No quiero repetir, quiero seguir, terminar ya de una vez por todo.
Pero... Esos miedos vuelven y no quiero... No quiero volver a sentir esos miedos...
No quiero que el mundo se me caiga de nuevo encima, porque simplemente no sabría hacer amigos nuevos, ni aguantar de nuevo 4º. Cumplir los 18 años y estar en cuarto... No quiero, quiero seguir hacía delante... Pero tengo mucho miedo y no se como controlarlo...
Ese miedo que no se puede controlar.