Corazones latiendo

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Date cuenta.

¿Por qué no te das cuenta de qué me duele estas peleas estúpidas contigo?
¿Por qué no te das cuenta de no eres el único que ha sufrido por amor?
¿Por qué no te das cuenta de qué te quiero más qué a nadie?
¿Por qué no te das cuenta de qué tanto como tú quiero dejar de pelearme?
¿Por qué no te das cuenta de qué sufro?
¿Por qué no te das cuenta de qué tengo miedo, temor, de enamorarme de nuevo?
¿Por qué no te das cuenta de qué te escribo, para qué me escuches?
¿Por qué no te das cuenta de todas estas cosas?

jueves, 13 de diciembre de 2012

Esos momentos.

Sea el lugar que sea, cualquier estación, cualquier año, cualquier momento, siempre habrá algo que te haga dudar de todo lo que has vivido.
Por mucho que haya deseado ser una princesa a la cual rescatan de un castillo por una bruja mala, o por su malvada madrastra, todos crecemos, maduramos, y lo peor es que nos damos cuenta de que nada de eso puede ocurrir. ¿Pero y si es cierto? ¿Y sí siempre hay una persona dispuesta de salvarnos de todo?
Salvarnos de un día triste, salvarnos de un mal momento, salvarnos de un mar de lágrimas a solas, salvarnos del mundo entero. En vez de regalarnos joyas, flores, dinero; nos regalan momentos de felicidad, momentos de amor, de cariño, de sinceridad, de ternura. Momentos que valen.

Momentos que no regalaríamos por nada del mundo, ni por tantos millones, no hay nada más sincero que dos personas se amen.


jueves, 6 de diciembre de 2012

Sin embargo es igual.


Todo cambia, los días pasan, los semestres vuelan y las personas cambian. Las amistades aguantan y el amor se gasta, las personas se van, nos dejan, y nos terminan dejando sus recuerdos.
Los recuerdos se quedan, las palabras se olvidan, el año se está terminando y un nuevo año se está asomando; pero sin embargo todo es como siempre.
Porque aunque sean etapas diferentes, diferentes sitios, con diferentes personas, todo es como antes, pero diferente.
Aunque los años terminen, las personas entren y salgan de tu vida, todo siempre será lo mismo.


Esa sensación de pesadez. La sensación de que aunque las cosas cambien, seguirá siendo igual que siempre.

martes, 27 de noviembre de 2012

Hay cosas que no cambian.

A veces no nos damos cuenta de que no todo está siempre perdido, que cuando no nos damos cuenta que las mejores cosas están a punto de pasar, que siempre hay algo que nos espera detrás de una esquina, solamente tenemos que cogerla.
Y que cuando la cogemos, cuando nos pasa, todo lo que guardamos vuelve a salir, todo vuelve a nacer, pero con más miedo que antes, pero sale, porque eso nunca ha caído, eso siempre ha estado ahí aunque lo hayamos enterrado, aunque lo hayamos intentado ocultar, termina saliendo.
Aunque lo intentemos enterrar, esos sentimientos estarán ahí por siempre.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Un simple comentario puede cambiar muchas cosas.

Siempre deberías decir todo lo que se te pase por la cabeza, que te de igual las consecuencias. Porque si lo sueltas, aunque sea tarde o temprano, siempre te podrás quedar tranquilo contigo mismo. Y a esas personas a la cual se lo dices, a quien le has dicho todo lo que se pasaba por tu cabeza, sabrá el por qué estás así.
Hay veces que decir todo lo que piensas es un alivio, otras te buscan un problema, pero muchas veces la gran mayoría de las cosas que se dicen merece la pena haberlas dicho.


Si no lo dices, si te lo callas, poco a poco te ahogarás con tus palabras.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Eres uno más.

Fui estúpida por llorarte, fui estúpida por creer que tú serías diferente, fui estúpida por creer en cada una de tus palabras, de tus promesas. Lo fui, fui bastante estúpida.
Me prometí a mí misma no volver hacerme daño con alguien que no mereciera la pena, y volví a fracasar. Fallé, porque creí en el amor, creí que realmente existía y creí que existía contigo. Pero como siempre fallé.
Cuando te ocurra lo mismo a ti, te acordarás de mí, recordarás todo lo que te dijeron tus amigos, de que no jugarás conmigo, de que no me hicieras daño. Lo recordarás, y me entenderás, porque hasta que no se experimente la misma medicina no se deja de ser tan estúpido con los corazones de la gente.

Quizás no todos estamos destinados a ser felices con una persona, quizás nuestra otra mitad se haya cansado de luchar y nos haya abandonado.
También está la posibilidad de que detrás de cada palo, un día sin avisar, llegue, que derrumbe las murallas de tu corazón y lea las advertencias que tienes puesta. Y las cumpla.
Pero ahora, lo único que queda es encerrarte en ti misma, ser fría y distante con los demás, y esperar a que eso ocurra.
No será fácil, pero después de tanto daño, es lo que toca. Desde luego si no quieres seguir sufriendo por tíos que juegan con los sentimientos verdaderos.

jueves, 25 de octubre de 2012

No puedo remediarlo.

He llegado a un punto que creo que me desprecio, me odio, no me soporto.
Me siento inútil, débil, estúpida, que no encajo en ningún lado, que no debería estar donde estoy, que no sé que me ocurre. Tan solo quiero llorar hasta que no me quede nada de rabia contenida.
Sé que tengo grandes personas a mí lado, pero tengo esa sensación que no me los merezco. Que no me merezco nada que tengo. Que no merezco ser feliz.
Porque me siento pequeña en esta vida, me siento sola cuando en realidad no lo estoy, que me siento miserable...

He llegado a pensar que siento hasta asco. Me repugna ser quien soy. Y no quiero sentirme así.

domingo, 21 de octubre de 2012

De repente.

Y de repente todo cambia.
Todo lo que pensabas que lo tenías guardado, que lo tenías superado, olvidado, enterrado... Sale de nuevo.
De repente, un día sin importar que ocurra, te habla. Vuelves a sonreír como una estúpida delante del ordenador, vuelves a mirar si ha leído lo que le has escrito. Vuelves a todo lo que no quisiste de nuevo que ocurriese.
Desde luego que él no tiene la culpa, la tienes tú, por enamorarte, por creer que era diferente. Por esperar a que él se decidiera, a no pensar que sería mejor que le pusieras un punto final antes de que te hicieras más daño. La culpable eres tú, desde luego. Sabías que ocurriría cuando se marchase, aún así dejaste que todo aquello pasara. Sin importar las consecuencias del final.
Y de nuevo, cuando él te habla para responderte algo que tú le preguntaste hace días, vuelve a salir esa sensación, tu cara contiene una sonrisa de felicidad, tú corazón se dispara a una velocidad que no creíste que volverías a tener, y tienes tantas ganas de decirle que le extrañas, que le quieres, y contarle todo lo que has hecho desde que no habláis, que tienes que parar y recordarte que fue él quien rompió todo eso.
Vuelves a recordar cada momento que viviste con él, cada palabra que te hizo tanto daño aquel día, hace tres semanas y dos días exactamente. Y lo único que sientes, es dolor y lágrimas recorriendo las mejillas de nuevo.
Porque lo más doloroso que hay es amar tanto a alguien y saber que esa persona no es el correspondido.

lunes, 15 de octubre de 2012

Podré.

Comienzo a olvidar la textura de tu piel, lo que me hacía sentir un abrazo o un beso tuyo, el sabor de tus labios y tu olor. Poco a poco lo voy olvidando todo de ti, y simplemente vuelvo a ser yo. Sin tener que depender de saber si te conectas o no, de no estar visitando tu perfil cada rato y de mirar hace cuanto tiempo que te has desconectado. Ya no necesito eso, ya no. Mi corazón poco a poco está volviendo a ser independiente y sé que cuándo lo sea del todo podré borrar cada palabra tuya de todos los lugares que los dejaste. Cada mensaje que me escribiste, cada foto que me dedicaste. Lo podré borrar y olvidarme que un día fuimos algo. De qué hace un tiempo te quise más que todo lo que te imaginabas, que me creía cada una de tus palabras. Que volví a caer en el juego del amor y en el juego de terminar sufriendo por amor.

Sé que soy de nuevo yo, la que evita y pone barreras a su alrededor, la que es distante y fría. La que no quiere conocer a desconocidos, la que está mejor con sus amigos. Barreras que hacen que de nuevo sea fuerte, o por lo menos eso quiero que parezca, y que deje de llorar de una vez cada noche. Cada noche que veo que cada día que pasa no te tengo conmigo, y que ya para ti he pasado a la historia, mientras yo, estúpida sigo donde estoy.
-Tienes los ojos llorosos.
-Sí, es qué bostecé...

Ahora me doy cuenta que no tengo un motivo para llorarte, se que los recuerdos estarán siempre ahí y que no hay manera de olvidarlos. Espero también que llegue el día en el cual dejes de aparecer en mis sueños, si ese día sabré que te he sacado de mis adentros. Y sé que cuando te vea, serás un simple amigo más, alguien que me hizo muchísimo daño y que lo quiero tener lejos para no caer en la tentación de nuevo.

No te deseo ningún mal, pero ojalá te enamorases y experimentarás el amor plenamente y que no te sea correspondido...

Vuestra presencia.

Ya no tengo que fingir alguien que no soy, he dejado de fingir algo que no era. He encontrado mi sitio, mi gente; he encontrado al fin personas que me entienden con solo mirarme, un gesto. Siempre he tenido esas barreras para todo, y ya desde hace un tiempo he dejado de tenerlas.
He encontrado a esas personas a la cuál confío cada paso que doy, cada pensamiento y he vuelto a ser yo.
Me han aceptado tal y como soy; han vivido tantos cambios conmigo que ya se han acostumbrado. Me aguantan y aún sabiendo que no entienden de muchas cosas que a mí me gustan, muestran interés por aprender. O al revés, por enseñarme. Me tranquiliza saber que los tengo a mi lado.
Si nos mandarán a ciudades diferentes durante un año no aguantaría ni tres días sin ellos, los necesitaría, pero sobre todo echaría de menos sus presencias.
No me acostumbraría a no tenerlos cada día que pasa a mí lado.
Me he acostumbrado tanto a sus presencias que después me costará estar sin ellos.

jueves, 4 de octubre de 2012

Nunca es tarde.


+¿No vas a llorar?
-¿Yo? No necesito llorar.
+Mientes. Todos necesitamos llorar y más cuando nos pasa esto.
-Debo de ser la excepción...
+No hay excepciones.
-Te digo yo que si.
+¿Entonces, no te importaba?
-Sí, era lo que más necesitaba.
+No te entiendo, en serio.
-Le quiero , le he querido , y me costará mucho poder olvidarle. Pero sabes, hasta prefiero que hayamos acabado.
+¿Por qué has estado con él?
-Porque le necesitaba, me necesitaba, nos queríamos, las cosas cambian con el tiempo y el tiempo lo cura todo.
+Te contradices.
-Ya.
+¿Que piensas hacer?
-Mírame. ¿Crees que no volveré a sonreír después de esto?
Lo único que voy a hacer es eso. Sonreír. Ante todo y ante todos. Nunca es tarde para rectificar. A partir de ahora voy a vivir como yo sé, hacer todo lo que se me antoje, reír hasta explotar, gritar, saltar, caer y llorar. Siempre le querré. Pero no voy a morirme por no tenerlo conmigo.

lunes, 1 de octubre de 2012

¿A qué juegas?

¿Pensabas hacerlo desde un principio? ¿Pensaste enamorarme y luego irte?
¿Has querido tanto a alguien? ¿Tanto cómo para llorarle? Si es así, ¿por qué le haces daño a quienes te quieren? ¿De verdad me querías?
Veo que todo lo que hiciste una vez lo vuelves a repetir. Qué te gusta hacerle daño a la gente. Daño a quienes te quieren. ¿Pero por qué? ¿Qué buscabas? ¿Qué esperabas de todo esto?
sabías que te irías, ¿por qué seguiste jugando?
Has echo que odie todo lo que un día le dí una oportunidad. Una segunda oportunidad.
Llegaste, rompiste esas murallas, pero dentro de ellas solamente tenías una condición, no volver a hacer daño, no volver a desilusionar.
Tenías solamente esa condición, y no la has cumplido, has fallado.
¿Qué era lo que sentías? ¿Por qué no me lo dejaste claro, cuándo me viste que me estaba enamorando de ti? ¿Por qué no paraste antes de hacerme sufrir? ¿Por qué?
Porque realmente no se lo que has sentido, no se si has mentido en todo lo que decías, en todo lo que me decías. No sé si alguna vez me dijiste alguna verdad, y si lo hiciste, ¿por qué has cambiado tan rápido? No puedes dejar de querer a alguien en un día para otro. No puedes cambiar tus sentimientos de un día para otro. No puedes, y si te pasa es que nunca has querido de verdad.

¿Recuerdas cuándo jugábamos al yo te quiero más? He terminado ganando.

sábado, 29 de septiembre de 2012

Para de hacerte daño.

Eres estúpida.-Me repite mi cabeza todo el tiempo.
Eres inútil, si me hicieras caso desde un principio no te hubieras enamorado y no estarías por segunda vez sufriendo, parece que te gusta.-Me dice segundos después.
Deja de hacerle caso a tu corazón, y abre los ojos y échale cuenta a la coherencia.-Continúa diciendo.
Deja de creerte princesa en esta vida, de que tienes que encontrar a un príncipe azul, a ti no te tienen que salvar de nada, porque no eres una princesa. Los cuentos de hadas no existen. Despierta, madura y deja de ser tan imbécil.-Termina diciendo.

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Todo sucede por algo.

No puedes esperar a que tenga la misma confianza, no puedes esperar que te cuente todo de nuevo. No esperes que sea como siempre, he cambiado. De una forma u otra he madurado. He dejado todas esas cosas que tenía contigo aún lado, sí, tengo que decir que tengo mis momentos de locuras, pero no son las mismas. Ya no son las mismas cosas, he cambiado y tú no has estado ahí para compartirlo conmigo y por decirlo de una manera te has quedado atrás.
Hay secretos entre nosotras que no quiero contarte, hay momentos que ya no quiero vivir contigo, hay recuerdos que no quiero recordarlos, ya no. Me he cansado de esta falsedad. De ponerte sonrisas falsas, de darte abrazos sin sentido. No puedo darte algo que no siento. Para mí, ahora mismo simplemente eres una compañera de clase, a la cuál no quiero contarle mi vida, porque no tengo esa confianza para hacerlo y que en un curso no lo vas a conseguir.
Justamente después de este verano noté que está amistad terminó. Puedo decir que tú y yo estamos en otro círculo, que yo ya he encontrado mi sitio y a mis dos grandes personas que me han apoyado en cada paso que he dado, y que han estado conmigo cuándo más lo he necesitado.
¿Y tú? No, tú no estabas. Y eso, se queda guardado en el corazón más que muchos momentos felices.
Porque se sabe quienes son verdaderos amigos no por todas las tonterías que se viven juntos, si no por las veces que han estado contigo cuando lo has necesitado. Y tú ahí no has estado.
Siento decir que yo ya he encontrado mi círculo, mi sitio, mis apoyos, y tú, tú no estás en él.
La amistad se tiene que cuidar, si no se puede terminar marchando sin que te des cuenta.

viernes, 21 de septiembre de 2012

No más.

Pareces patética. Parece que no aprendiste la primera vez, que te gusta volver a caer siempre en la misma piedra. Parece que te encanta volver a pasar por lo mismo, que no tuviste suficiente con la primera vez.
Esta vez no han habido promesas, esta vez eres tú quien ha creído en demasiadas cosas irreales. Nada es como te lo pintan, deberías dejar de demostrar tal y cómo eres y volver a levantar esas murallas para fingir ser fuerte.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Siempre voy a ser yo.

La que le cuesta levantarse de la cama, la que se queda mirando al armario unos cinco minutos para después ponerse lo mismo, la ropa cómoda. Soy yo la que se pone todos los días la misma sudadera porque es la más calentita, los mismos pantalones porque son los que mejor van conmigo y los zapatos cómodos de llevar.
Soy yo la que se no se peina, pero si se pinta los ojos. La que coge su bocadillo y lo mete en la mochila, la que se pone siempre el mismo collar, y la que se prepara para irse al instituto.

Porque aunque pase el tiempo, las amistades y las temporadas siempre voy a ser yo, e iré cómo yo mejor me sienta, no cómo otros quieran. No pienso cambiar por nada, ni por nadie.

Siempre seré yo pase lo que pase.

Tiempo.


Cuando con el tiempo, con el paso de los días, vas conociendo a personas, te tienes que acostumbrar a saber que no serán perfectas, que tendrán sus errores, tanto cómo tú los tienes. Nadie es perfecto. Excepto esa persona para nosotros. Sabemos que tienen errores, y los aceptamos igual que aceptamos sus virtudes. Los queremos tal y cómo son, si no fuera así, para nosotros no sería perfecta. Puede que muchas de esas imperfecciones no nos demos cuenta, tal vez el amor por ella nos ciega y porque no queremos darnos cuenta de ello.
Pero muchas veces hay que dejar el amor a un lado, dejar de lado eso que nos ciega y estar en un lado, en el lado cómo si no sintiéramos nada por ella, pensar porque la queremos y por qué la hemos decidido, que sea la persona con la cual compartir algo de nuestra vida.


jueves, 13 de septiembre de 2012

La odio.


No sé si quiero entenderlo.

¿Sabéis qué es lo peor de todo? Qué parece que en la vida nunca vas a poder ser feliz, siempre habrá obstáculos que uno no querrá atravesar, ni siquiera intentarlo...
¿Para qué decir tantas cosas si después no demuestran nada? Los 'te quieros' o los 'te echo de menos' no son todo, no son el mundo entero si no lo demuestras realmente. Todo terminará siendo como siempre, una mentira. Diciéndote que te quieren, pero ni siquiera sabemos lo que sienten. ¿Es todo cierto o no? No lo sé realmente.
Si quieres a alguien, ¿por qué no te recorres medio mundo para estar con ella? ¿Por qué no luchas por esa persona, e intentas que nadie te la quite? ¿Por qué lo haces más complicado de lo que ya es?
No te entiendo, y no sé si realmente te quiero entender.

lunes, 10 de septiembre de 2012

Bésame.

Antes de besarme...
Cógeme de la cintura y acércame a tu cuerpo,
luego mira mis labios mientras muerdes los tuyos,
mírame a los ojos pon tu mano suavemente en mi rostro
y bésame.
Deja que esto sea eterno.

domingo, 9 de septiembre de 2012

Sensaciones únicas.

¿Lo sientes? ¿Sientes esa sensación? ¿La sensación de creer que vuelas cuando estás a su lado?
Esa sensación que pocas personas es capaz de sacar, y cuando lo hacen se convierten en un trozo de tu vida. Esa sensación de que cuando le besas es como si estuvieras en una nube, y cuando se aleja es como si te quitasen un trozo de tu corazón. Cada día que pasa, cada día que no le ves, le extrañas, te falta algo, te falta alguien.
Después también hay otra sensación, está la sensación de sentir mariposas, los nervios que te comen por dentro cuando sabes que estarás con él en pocas horas, ¿mariposas o nervios? No lo sé, pero es mágico. Único.
Esas sensaciones que pocas veces y con muy pocas personas nace, siempre lo hace con el indicado, puede que después termine haciéndote daño, pero lo que vives en ese momento es inolvidable.
¿Qué pasará cuándo sea el correcto? ¿Esas sensaciones durarán toda una vida? ¿Cada día qué pase, será mágico?

Tú.


Ni siquiera los silencios son incómodos a tu lado, mientras tu estés a mi lado nada es incómodo, me puedo pasar mil horas hablando contigo que se que cuando cuelgue te echaré de menos y que nunca me cansaría de hablar mientras seas tú.
Quiero que no dejes de besarme, y si lo haces es porque el mundo ha terminado.

martes, 4 de septiembre de 2012

Todo desaparece.

Cuando tienes las cosas claras el resto del mundo no importa, el resto de personas desaparece y solamente existe él. Solamente él, todo lo que quieres que te rodee son sus brazos, y todo lo que sientas son sus besos.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Eres tú.

Realmente me has demostrado que eres diferente, apenas en poco tiempo, me has demostrado que eres fiel a ti mismo, y que vas a terminar decidiendo por ti mismo sin importar lo que digan los demás.
Me has demostrado que cuando esté mal vas a estar ahí conmigo y cuando esté feliz lo estarás para celebrarlo conmigo. Se que estarías dispuesto a recorrerte medio mundo para estar conmigo, y que yo estaría dispuesta a estar contigo cueste lo que me cueste.
Pocas veces he tenido esta sensación y realmente me alegro que sea contigo. Me tranquiliza saber que eres idéntico a mí y es como si te conociera de toda la vida. Simplemente te veo y me veo
Que sepas que me encanta abrazarte, besarte, reír contigo, hablar contigo cuando te llamo o me llamas, me encanta tú voz, pero sobre todo me encantas tú.
He llegado a un punto que no quiero que desaparezcas de mí vida, porque sé, tengo claro que si lo hicieras no sé que haría.

sábado, 1 de septiembre de 2012

Ya no es lo mismo.

¿Qué nos ha pasado? Antes no podíamos dejar de contarnos las cosas, no podíamos estar la una sin la otra, no podíamos ver a la otra mal por cualquier cosa, siempre íbamos a ayudarla.
Pero parece que todo eso ahora a cambiado, que te da igual como me sienta, que te da igual si estoy triste o feliz, te da igual todo de mí. Y yo aquí como una tonta intentando que todo sea como antes, pero ahora me doy cuenta, me doy cuenta que no soy yo quien falla, aquí la que falla eres tú.
eres quién está dejando que todo esto se valla a la mierda, eres quién esta descuidando esta amistad que nos unió hace trece años. ¿Y yo? Yo trato por todos los medios que esto siga por muchos años, la que se pone borde con el resto del mundo cuando me ignoras, la que llora por las noches porque te echo demasiado de menos, la que ahora mismo esta llorando al escribirte esto y saber que nunca lo vas a leer...
Te echo muchísimo de menos.... No se si cuando lleguemos de nuevo al instituto te comportarás como siempre o no, pero, desde luego no será lo mismo de antes.
Me has fallado, sobre todo cuando más te he necesitado, en esos momentos que ni siquiera yo misma no me encontraba, allí tú no estabas... Y ya no me vale... Lo he necesitaba en su momento y no ahora...
No te odio, por supuesto que no, pero desde luego la confianza que teníamos antes la hemos perdido... La perdimos este verano, en el momento que no quisiste saber nada más de mí...
Y desde luego, que he dado todo de mí este verano, viendo como me ignorabas por completo, y ahora es cuando te toca a ti, yo ya he tirado mucho del carro y me he cansado...
Si no cuidas la amistad tarde o temprano se marchará.

martes, 28 de agosto de 2012

Necesito que tú también lo estés.

No quiero ser un capítulo más en tu vida... Que cuando te marches olvides que existo. Quiero, necesito una oportunidad, si somos tan iguales, ¿por qué no me la das? ¿A qué tienes miedo? ¿Por qué no lo intentas y qué pase lo qué tenga qué pasar? ¿Y si esto es eterno? ¿Y si esto nunca morirá? ¿Por qué no dejas crecer esto? Son tantas preguntas que me hago... Y ninguna soy capaz de preguntarte. ¿Cobardía? No lo sé, no quiero sufrir de nuevo.
Yo lo tengo claro, pero quiero qué también lo tengas, y no quiero excusas. ¿Distancia? Son solo dos horas y media las que me separan de ti...
No sé porque lo haces más difícil, pensé que por fin había dado en el clavo, no quiero equivocarme de nuevo, no quiero volver a sufrir, no quiero llevarme siete meses esquivando a los tíos, solamente porque uno me hizo demasiado daño.
No destruyas la poca confianza que doy después de siete meses, si traspasas las murallas de este corazón que no sea para hacer daño, y menos después de todo lo sufrido.
¿Por mí? Por mí lo intentaría, dejaría cualquier cosa por estar a tú lado...

Porque soy yo.

Hola, sí, soy yo. La que siempre tiene una sonrisa cuando habla contigo a través de la pantalla, la que se ríe sin razón, la que mira tú muro a cada rato, la que te dice tonto, lindo, niño chico... Esa soy yo. Pero también soy la que espera tenerte todo el tiempo que tengamos para estar juntos, la que ama mirarte a los ojos y verte sonreír, la que espera siempre un abrazo, la que solo intenta dar lo mejor de sí misma y la que pretende quererte mil días. Soy yo, la que quiere quererte a mí manera, aunque a veces parezca algo extraña, y no sea la manera perfecta, pero siempre procurando que sea la mejor.

viernes, 24 de agosto de 2012

Todo llega.

O eso dicen, dicen que todo termina llegando, que todo lo malo se termina yendo y lo que mejor nos conviene se queda a nuestro lado.
Dicen qué tarde o temprano el amor termina llamando a tu puerta, que las verdaderas amistades te demuestran que con el paso del tiempo, que pase lo que pase, siempre van a estar ahí, y que siempre estarán dispuestos a echarte una mano.
El amor. Esa sensación que siempre he tenido tan mala suerte, de la cual siempre he salido dañada. A la cual no he querido nada por meses, y algunas veces por años, he terminado cansándome de hacerme siempre el mismo daño y las mismas preguntas. Me he cansado de todo lo relacionado con el amor.
A veces tengo asumido que terminaré sola... Qué lo único que quieren es hacer daño, otras veces no quiero terminar sola porque sé que necesitaré a alguien compartiendo mi vida, mi tiempo... Y otras bueno, otras pienso que todo es una tontería del destino. Que no todos tienen por qué terminar con alguien y que siempre abra alguien que termine solo toda su vida.
Aunque, ¿el destino puede cambiar?
Tal vez esa persona está más cerca de lo que creemos, pero tenemos miedo a exponer nuestros sentimientos, porque no queremos caer de nuevo en la trampa, en la trampa del amor, de sentirse enamorada, de todos esos sentimientos que abarcan unos detrás de otros.
Quizás el destino se ha hartado de tirar piedras a mi camino, y las murallas de este pobre corazón se han derrumbado con una nueva esencia.

miércoles, 1 de agosto de 2012

Enamorarse es lo peor.

¿El amor? No quiero saber más de eso. Siempre qué nos ilusionamos acabamos haciéndonos daño. Queremos a las personas qué más difícil tenemos. Tal vez porque lo fácil ya esta conseguido, o tal vez, porque lo difícil se hace tentador. Yo sobre todo, odio sentir la sensación, esa sensación que crees qué por fin ha llegado esa persona, pero de repente termina de pronto, porque la otra persona lo decide así y tú como no, no puedes hacer nada. El amor es cosa de dos, y tú sí la otra persona no quiere, no tienes más remedio qué aceptarlo e intentar olvidarle. Tarde o temprano como una idiota termino haciéndome daño...
¿La última vez qué me llevé un palo?
Realmente hace unos días, pero como apenas lo conocía, ignore todo lo qué sentía por él y seguí hacía delante, no me quedaba otra. Había estado peor, y por eso no iba a estar mal.
¿El palo más grande?
Hace siete meses. Hace siete meses qué me enamoré, me enamoré hasta un límite qué no sabía como pararlo, enseguida supe qué él no estaba enamorado, pero, ¿qué iba hacer yo? Eso no lo podía decidir yo. Tristemente un mes y quince días después se cansó de mí, yo por supuesto no lo quería aceptar que un día me dejase, pero supongo qué no tenía más remedio.
Por desgracia ese día lo recuerdo como si fuera ayer, esa asquerosa sensación de que tú corazón se rompe, qué el mundo se derrumba ante tus pies porque las palabras qué más temías se han echo realidad. Ese día fue un domingo, un domingo del Enero. Un quince de Enero a las siete y media. En ese momento se acabó todo, por lo menos así me lo confirmó él, cada día siempre recordaba los momentos vividos con él y se me encogía el corazón. Poco a poco con el tiempo, los recuerdos seguían ahí y la sensación de su piel, de sus besos, iban desapareciendo, yo, como tonta, lloraba, lo hacía porque no quería qué eso se fuese. Pero como es normal, eso se acabo olvidando, todo se olvidó, todo excepto los recuerdos, eso siempre iba a estar dentro de mí.
Ha día de hoy lo sigo recordando, pero no con la misma sensación qué antes, antes cuando lo recordaba era con nostalgia, ahora es un capítulo más de mi vida, y eso por lo menos para mi significa qué lo voy superando. Qué ya no es tan fuerte como antes, y qué sé qué ya no estaré esperando a qué cambie de opinión. Porque principalmente ya después de siete meses no lo va hacer, y yo desde luego qué no saldría de nuevo con él, no daría dos veces con la misma piedra, para hacerme el mismo daño o peor.
He de reconocer qué muchas veces lo echo de menos, qué he salido con una persona después de él y qué lo único qué he echo ha sido compararlo todo con él, no sabía por qué lo hacía, simplemente quería qué todo fuese cómo antes, y así fue como me dí cuenta qué no estaba preparada para salir con nadie y qué realmente la otra persona no me gustaba.
¿Sí volvería a salir con él, si él me lo pidiese?
No, yo hace siete meses me enamoré de otra persona a la qué es ahora, tenía algo qué me enamoraba y hacía qué sonriese sin yo quererlo, me hacía feliz, ahora cuando lo miro, cuando busco que fue lo qué me enamoró, veo qué lo ha perdido, ha dejado de ser él, o tal vez él no se demostró delante de mí tal y como era, no lo sé. Sólo sé qué ahora no es el mismo chico del cuál yo me enamoré.

Siempre después del primer amor es más difícil volver a confiar en las sensaciones, no quieres volver a enamorarte, porque no quieres volver a sufrir, no quieres qué la misma historia se repita de nuevo, no, no lo quieres. Quieres ser feliz, pero sin qué te hagan daño. No estas seguro de nada de lo qué haces, ni de lo qué sientes, tus sentimientos, tu corazón no están preparados de nuevo, y lo único qué hacen es ponerse barreras y barreras... Sabes qué alguien tarde o temprano llegará y sin tú pedírselo esas barreras quitará del en medio.
¿Tal vez ese es el adecuado?

Me he cansado.

Me he cansado de la gente qué tiene qué ser felices metiéndose con los demás, me he cansado de caer cuando me insultar, de callarme por el miedo a que vengan a por mí, me he cansado de las personas que tienen que meterse con las debilidades de los demás, porque no tienen mejores cosas que hacer.
Qué a pesar de su edad, siguen siendo unas crías, incapaces de pasar de la gente, de los problemas y comportándose como tales.
Me he cansado de darles importancia, de tratar arreglar las cosas cuándo en realidad me están tomando el pelo, esa clase de persona qué no merece la pena volver a darles una segunda oportunidad. Cuándo después de tanto tiempo empiezan a mover mierdas y a decir tonterías, esas son las clases de personas qué te miran por encima del hombro creyéndose superiores a ti.
Estoy de esa clase de persona que hablan sin saber, qué se creen mejores qué todo el mundo que las rodea.
Prefiero ser una niña llorica qué necesita a sus padres, qué ser una descerebrada qué se ríe de las debilidades de los demás.

sábado, 21 de julio de 2012

¿Y si lo es?

Me he cansado de darle esquinazos a las personas, especialmente a los tíos. Me enamoré una vez, demostré mis sentimientos y todo eso a alguien y terminó fallándome. Comparo a todos los tíos qué me encuentro, porque necesito qué me demuestren que son diferentes y qué no se marcharan de un día para otro.
Pero no puedo más, no puedo ponerle murallas a mi corazón, sé qué volveré a tener esa sensación. Y cuándo la sienta no voy a poder hacer nada. Porque es lo qué toca, es el destino. Así es cómo aprendemos de la experiencia, sufriendo por amistad, por amor, por la familia. Así es la vida, y nos tenemos que acostumbrar a ella.
Y yo me he cansado de darle esquinazos a todo. He pensado qué si no lo busco llegará, y sé que llegará. Si esa persona está ahí fuera, tarde o temprano llegará. A todo el mundo le llega, ¿por qué a mí no?

jueves, 12 de julio de 2012

Llorar no es de cobarde.


¿Quieres llorar? Vamos, hazlo.
Es bueno, ¿sabías?
Desahógate, di todo lo qué no dijiste.
Lo qué querías y no tuviste.
Lo qué querías hacer y no hiciste.
Hazlo sin compostura...
Sin vergüenza de qué alguien te juzgará.
Hazlo, pero sólo por hoy. Ya mañana es otro día.
Ya mañana debes levantar la cabeza y sonreír.
No puedes vivir por siempre triste. 
Te pierdes momentos mientras tienes los ojos cerrados,
sube la cabeza... Y SONRÍE.

martes, 10 de julio de 2012

¿Por qué?


Quizás qué con el paso del tiempo nos damos cuenta de lo qué queremos, qué cuando lo perdemos lo queremos de vuelta, o simplemente cuando dejas de pensar en tus tonterías lo echas de menos. Qué piensas porque has hecho eso y buscas de nuevo la decisión qué te obligó hacerlo…
Ahora no lo entiendes, no entiendes porque lo hiciste… ¿Por qué te pasa esto ahora? ¿Por qué te comes la cabeza pensando qué no deberías haberlo hecho? Sé qué le hice daño, pero era lo qué mejor veía en ese momento, ahora, ahora no lo veo así y no sé porque… Ahora lo que siento es cómo si me faltase alguien… No me entiendo…
Necesito una explicación, porque si no me voy a volver loca.

miércoles, 4 de julio de 2012

Me rindo.

He llegado a un punto qué he dejado de ser fuerte, con cualquier cosa los ojos se me llenan de lágrimas, porque sé qué con un abrazo lloro, simplemente porque no tengo las murallas preparada para todo esto. Me he cansado de fingir qué soy fuerte, qué nada me hace daño... Me he cansado de llorar por las noches, de irme a ducharme nada más para llorar, cansada de llorar sin qué nadie me abrace... Pero soy una persona qué no le gusta ir llorando por ahí, ni dando pena, ni siquiera explicar lo qué me pasa...
Lo único qué quiero es llorar hasta quedarme tranquila... Un abrazo dónde hacerlo, sin tener que pedirlo, ni pedirme permiso, simplemente quiero que lo hagan, que me abracen y listo...
Me rindo...

¿Real?

A veces pienso qué los amores de las películas son más reales qué los de ahora.
Qué mostrar tus sentimientos para qué después lo dañen, es una estupidez. Porque hacerlo con la persona indicada es un lujo, pero no para esta edad. No entiendo porque nos tenemos qué enamorar, porque tenemos que sufrir sin más. No entiendo porque tenemos qué tener un lío en nuestras mentes, después de enamorarnos y sufrir por una persona.
No entiendo porque la gente disfruta haciendo daño a otra gente, pero después se molestan cuando se lo hacen a ellos. No entiendo porque esto entra cuando estas con una persona.
Si todo antes de empezar era tan fácil, y ahora no lo es. Qué antes no tenías las ralladuras que tienes ahora. Porque ni siquiera quieres cometer tantas cosas qué has cometido, ni siquiera sabes el porque de todo esto...

domingo, 1 de julio de 2012

Pura adicción.

Cómo un cigarro para un fumador. Cómo ese último sorbo de ginebra para un alcohólico. Cómo ese chute para un drogadicto. Eres pura adicción. Eres cómo esas mañanas de sol en invierno, cómo esos soplos de viento en verano. Eres el placer de tocar el suelo con los pies descalzos o el lado más frío de la cama en verano. Eres todo lo bueno y todo lo malo. Eres todo lo qué te hace bien y a la vez mal. Eres lo qué quiero, y lo qué no quiero, ver. Muchas veces te conviertes en algo más qué todo eso. Te conviertes en pura adicción. Algo más, algo fuerte, ajeno a los sentidos. Eres todo eso qué te hace desvariar. Eres justo lo qué quiero.

Quiero a ese chico.

Quiero a alguien qué convierta mis días malos en buenos, qué no se enfade cuando no me entiende, porque lo más probable es qué no me entienda ni yo misma. Qué no dé por echo qué siempre voy a estar allí, pero qué tampoco lo dude. Qué no me haga sufrir porque sí, pero tampoco me venda amor eterno. Quiero a alguien qué no pueda caminar conmigo por la calle sin tener que cogerme de la mano, qué no me compre con regalos, pero qué tenga mil detalles. Quiero a alguien qué esté loco por mí, y no se olvide de decírmelo. Alguien que si mira a otra, me guiña un ojo, y se ría de mis celos. Y sobre todo, quiero a alguien qué no tenga que perderme para darse cuenta de qué me había encontrado

Sé lo qué quiero.

No hay monstruos en el armario, ni los reyes magos te vigilan para ver todo lo malo que haces. Sé qué los malos son muy malos, y los buenos no son tan buenos. Créeme, qué he aprendido los conciertos están para dejarse lo pies, y la voz. Qué los besos a escondidas saben mejor. Qué un baño de agua fría a veces sienta tan bien cómo uno de agua caliente. Qué el mundo está plagado de personas agradables, y a la vez, de personas qué no merecen ser llamadas personas. Ahora sé qué no hay calcetines para el pie derecho, ni para el pie izquierdo. Qué los tacones a las cuatro de la mañana en una fiesta, ya no están para los pies. Qué las medias se rompen muy fácilmente, y qué los pintalabios rojos no se borran de las camisas blancas. Y lo más importante, sé qué de siete días de la semana, yo te quiero ocho.

sábado, 30 de junio de 2012

Se terminó

Ya me he cansado, ya he sufrido suficiente, he aguantado demasiado. Tengo que decir que apenas tengo paciencia, pero hago todo lo que puedo para tenerla. Pero mi paciencia ha terminado, ya no aguanto a la gente así, no lo soportó. Cada mala palabra que me ha dicho, y después que me halla hablado como si nada, he tenido que guardar mi rencor, que he sentido hacía esas palabras. Pero lo que me dijo hace meses fue lo que colmó el vaso, lo que ha echo que esto se termine, lo que ha echo que yo no halla podido pasar de esas palabras, lo que hace que cada vez que las recuerde mis ojos se llene de lágrimas... 
¿Cómo espera qué olvide eso? No puedo, no puedo olvidar lo que sentí cuando me soltó todo eso.. Simplemente no puedo, y veo qué él no me entiende... Veo que para él es una tontería y qué me enfado por estupideces, que soy una cabezota... No me entiende, no entiende cómo me sentí en ese momento...
Y si él no me entiende, no tiene porque llamarse amigo...
Duele decir qué esa confianza se ha terminado, que todo ha terminado, y que simplemente para mi es un conocido.
<< La amistad no se gana se consigue, es lo que más cuesta conseguir, y es lo qué más rápido se pierde>>

jueves, 28 de junio de 2012

Para ya.

Estoy cansada de verdad, estoy cansada de la gente que le gusta ordenar a todo el mundo, estoy cansada de que siempre se quiera ir dónde el otro quiera.
Somos personas y vamos dónde queramos, sin pedirle permiso a nadie, sin explicaciones.
Somos libres, no estamos atados a nadie, y menos vamos a tener un líder que nos mande y que nos diga que hacer, lo que no, que comer, y cuando no.
No soy de nadie, y nunca lo seré.

lunes, 25 de junio de 2012

Antonio Puerta.

No sé cómo empezar, dedicar entradas a personas que te han dado tanto, es demasiado.
Ni siquiera me salen las palabras, lo único que me sale ahora mismo son las lágrimas...
Antonio, el 27 de agosto harán 5 años desde que te fuiste, 5 años que no soy capaz de superar, 5 años a lo cual te echo de menos... Y... 5 años que espero que todo lo que vivo sea un sueño... Pero no lo es...
¿Por qué hay preguntas qué no hay quién las respondan?
No entiendo a qué juega esta vida...
Esta vida están injusta... Te echo de menos...
Echo de menos ir al Pizjuán y verte por la banda, verte volver loco a los jugadores que tienen que estar encima tuya... Ahora dejaré algunas palabras, que hace un tiempo atrás, le dedicaron a Puerta. Y cada vez que lo escucho lloro a no más poder.
<<27 de Abril, temporada del centenario, ¿Quién nos lo iba a decir? Por fin se acababa el calvario. Tantos años de penuria se podían terminar. Esperábamos a un ángel que nos viniera a ayudar. Y llegó el minuto cien del partido más esperado, para que llegara Puerta, y hacer olvidar el pasado. Tuvo que ser sevillano, canterano y de Nervión, el que cumpliera nuestro sueño, nuestra mayor ilusión. El gol que cambió nuestras vidas, el que encogió el corazón, el que le quitó la espina, a esta sufrida afición.
Ahí empezó la historia, la más grande jamás contada, la de un equipo invencible, que no se rendía ante nada. Quince meses de alegría, de eterna felicidad subidos en una nube que nunca quisimos bajar, aquella noche de Eindhoven, Mónaco, Glaswog, Madrid. Serán recuerdos imborrables, yo nunca vi tan feliz disfrutar tanto a mi padre. Le devolviste la alegría, vio cumplida su ilusión, ya puede decir orgulloso, que vio al Sevilla campeón. Cómo está el tercer anillo, como disfrutan en el cielo, que orgulloso Antonio Puerta, que feliz estará tu abuelo. ¿Cómo puede una persona repartir tanta alegría?
Tiene que ser un regalo, que nos mandan desde arriba. Pero una desgracia esperando el destino nos tenía, el peor de nuestros sueños, el peor de nuestros días. Llegó el días más negro, de la historia del Sevilla, el día más cruel, el más triste, nuestra peor pesadilla. Y aunque te llamó el destino la muerte te desplomó, del suelo te levantó tú abuelo, tu gran Guardián de Nervión. Él quiso que de pié pudieras despedirte de tu afición, y llevarte para el cielo con la mayor ovación. Salir como fuiste en vida, salir a lo campeón. No quiero que nadie piense que Antonio Puerta se rindió, Antonio es tan buena gente que ni siquiera a la muerte le supo decir que no. Murió con las botas puestas, cabeza alta mirando al frente, murió defendiendo su escudo, en su casa y con su gente. Jugaste en tu equipo del alma, donde más te hacía ilusión, cumpliste tu sueño de niño, poder jugar en Nervión. Para hacer grande al Sevilla, tú naciste para eso, naciste con un corazón que no te cabía en el pecho. Nadie expresó cómo tú el arte y la filigrana, ejemplo para los niños la cantera del mañana. Por eso te doy las gracias, por hacerme tan feliz, por eso nunca en la vida me podré olvidar de ti. Con tu casta y con tus goles nos hiciste disfrutar, tú nos diste una alegría que nunca podremos olvidar. Solo los grandes amigos te hacen reír y llorar, por eso te quiero tanto, aunque nunca hablé contigo, por eso siempre contesto que Antonio Puerta fue mi amigo. Siempre podré decir alto que vi jugar a Antonio Puerta, yo vi jugar al más grande, yo vi jugar esa leyenda, le vi partirse la cara, morir por nuestros colores, por eso te despedimos con los más grandes honores. Te sacaron de tu casa, como los grandes toreros, saliste por la grande puerta a hombros de tus compañeros. Hay que ser buena persona, para no tener enemigos, para unir a una ciudad, todos de acuerdo contigo. Ver a un Bético llorando por el héroe de Nervión, ver recibir al Real Betis del Pizjuán una ovación, tenemos que reconocerlo, siempre tendremos en cuenta tan noble y bonito gesto. Tú dejabas una sonrisa por donde quiera que fueras, y llevabas con orgullo a Sevilla por bandera. Ejemplo de canterano de joven con madurez, siempre los pies en el suelo sin perder la sencillez. Por eso estamos hoy aquí, por eso venimos a verte, porque somos como tú Sevillista hasta la muerte. Todo por ti Antonio Puerta, por ser siempre como eras, por eso de ti orgulloso se siente Sevilla entera. Y cada jueves de feria brindaré mirando al cielo, mientras agarro mi escudo, mientras te grito TE QUIERO. Quiero ver al sevillismo, levantar su copa arriba, juntos así recordaremos, que bonito fue aquel día. La banda izquierda del Sevilla nunca será como antes, es imposible igualar, aquella Zurda de Diamantes. Si veis dos estrellas roja y blanca allí en lo alto del cielo, junto encima del Pizjuán, ese es Antonio y su abuelo. Le está contando aquel gol de cómo cambió nuestras vidas, de cómo empezó la leyenda, de cómo hizo grande al Sevilla.
No te preocupes por tu hijo, que en buenas manos estará, con su madre y sus abuelos no les va a faltar de na. Tiene detrás al sevillismo, tiene detrás a una ciudad, y al saber quien fue su padre siempre orgulloso estará. El jugará en su Sevilla, como lo hizo su padre, y volveremos a disfrutar de aquella Zurda de Diamantes. Él se pondrá el dieciséis, aquel que el padre dejó, y le cambiará la vida, a la nueva generación. Se pondrá el veintisiete cuando juguemos en Europa, y él nos llevará de nuevo a otra final de copa. Cuando marque su gol lo dedicará hacía el cielo, mientras lloran de emoción su padre y su bisabuelo. Ya llegó la hora maldita, ya te esperan los guardianes, las puertas del cielo están abiertas, muchas gracias y hasta siempre.
No te olvidaremos Puerta, vaya equipazo está haciendo Don Ramón Sánchez-Pizjuán, tiene a Izaguirre de portero, tiene al gordo Campanal, tiene a dos grandes ayudantes, Luí Gallego y Luis Cuerva, un equipo que al rival hace temblarle las piernas. Araujo, Doménech, Berruezo, Dieguez, Antonio Puerta.
Ellos también en el cielo tienen su fiel afición, todos aquellos sevillistas que llevamos en el corazón. Todas las noches en mí casa, antes de irse a acostar, me dice a mí, mi pequeño cuéntame un cuento papá. Y con lágrimas en los ojos, tragando saliva y aguantando el tirón, le cuento a mi chiquillo una historia de Nervión. La de un hombre legendario que nos hizo campeón, el que lleva el brazalete de los Guardianes de Nervión. Él que nos cambió la vida y nos rompió el corazón. La historio de Antonio Puerta, la del Héroe de Nervión. Todo tiene su principio, todo tiene su final, pero hay cosas grabadas a fuego que no se pueden olvidar. Antonio Puerta no se ha ido, puedes verlo en tu interior, cierra los ojos y mira dentro de tu corazón>>

Miki Roqué #Eterno26

De verdad, no me lo puedo creer...
Una jarra de agua fría ha caído sobre mi cabeza...
¿Cómo puede ser que personas de 23 años mueran?
No entiendo, no comprendo...
Los sevillistas ya conocemos esa historia... Hace 5 años se nos fue nuestro Antonio Puerta.
Tal vez no es la misma historia, tal vez no es el mismo motivo... Pero es una persona la que se ha ido, la que tenía una larga vida por delante... Momentos cómo estos, los colores no existen, los sentimientos se vuelven uno y las palabras no te salen. Se te hace un nudo en la garganta, porque no eres capaz de creértelo. 
A mi me pasó eso, hace 5 años, con la muerte de Antonio, y me ha pasado lo mismo ahora, tal vez no tan fuerte, como con Antonio, pero, con la misma sensación...
Debería estar prohibido que muera gente que tienen una larga vida... Que no ha hecho daño a nadie, y que son felices con los suyos.
¿Por qué siguen vivos personas malas? ¿Personas que han matado a otras, y siguen vivas?
La vida por lo que veo, siempre la paga con los buenos.
Otro jarrón de agua fría, otra vida que nos deja... Otra vida que no puede ganarle la partida a la vida, otra persona que pierde otro partido...
Hoy, 24/06/2012, Sevilla no tiene color, y si tiene color, es el color del beticismo y del sevillismo unido...
Lástima que tengamos que volver a ver esa imagen...
Lástima que con otra muerte, el mundo de la rivalidad se tenga que dejar a un lado...
Lástima que por otra vida, Sevilla esté de nuevo unida.


Si antes el cielo era más azul y blanco, ahora tiene un toque de verde esperanza.
Siempre, estarás en nuestros corazones.
Eternos 16 & 26.
Eternos Antonio Puerta & Miki Roqué

viernes, 22 de junio de 2012

¿Acaso somos juguetes?

¿Dejarán de engañar alguna vez?
¿Dejarán de utilizarnos algún día?
Estoy harta de la gente que juega con otras personas, sean chicos o chicas, me da igual.
¿Por qué tienen que jugar con las personas?
¿Acaso son juguetes?
Sinceramente, no entiendo a la gente de hoy en día. Parece que es tan fácil decir 'te quiero' o decir 'te amo'. Si no quieres a alguien déjalo marchar, no finjas algo que no sientes.
Llegará el día que cuando te toque a ti no te gustará, hasta que no estés en la piel de la otra persona, no sabrás como se siente eso.
Cuando llegue ese día, llorarás y pensarás que el resto del mundo se ha portado mal contigo.
¿Acaso eres un ángel?
Si, eres esa clase de persona, te equivocas y mucho.
Hablar es barato. Si no lo fuera, la gente tal vez dejaría de lanzar ''te quieros'' a diestro y siniestro como si fuese una frase rebajada en un cajón de la sección de oportunidades. Ser tacaño con los sentimientos, guardarse de expresarlos hasta el instante propicio, debería concederles más valor a ojos de aquel con quien finalmente te sinceras, por mucho que tarde en llegar en ese momento. Si estás con la persona acertada, es una inversión que merece la pena. La pega es que, a veces, esperas tanto para escuchar esas palabras, que acabas roto por dentro.

jueves, 21 de junio de 2012

Esa gente

"Nunca entenderé a esa clase de personas, que cuando le dices que te molesta algo, lo hace, pero peor y encima en el lugar en el cuál le dijiste que no. Qué después se ríen en plan coña, pero que no se dan cuenta de que molesta"

No es como tú quieres que todo sea.

No entiendo a que viene todo esto.
¿Por qué nos haces elegir? ¿Por qué no te relacionas con más gente? ¿Por qué después dices que os dejamos de lado?
No lo entiendo la verdad, no entiendo como se puede hacer todo eso. No puedes hacer elegir a una amiga por un grupo, y menos si ambos grupos tienen a sus amigos. Si tú no te quieres relacionar pues nada, pero no hagas eso.
Qué tú seas así no significa que los demás lo seamos. Cada uno es un mundo, si lo sé, pero no por eso puedes ser tan egoísta y querer a la gente solamente para ti. Porque no, no todo el mundo va a salir siempre contigo. Ni va a hacer siempre lo que tú quieres. Cada uno tiene su vida, y tú eso no te das cuenta.
¿Qué es lo qué te jode? Dilo. No te calles.
Si tarde o temprano lo vas a terminar soltando.
Odio cuando dices las cosas a la cara y después al tiempo dices que es broma.
También odio cuando ordenas a alguien, pero lo dices como si fuese una broma.
Por lo que veo, todo para ti es una broma...
Pero la vida no es así, no como tú quieres que sea. Algún día te darás cuenta, que no todo el mundo hará lo que tú quieras, ni cogerá por dónde tú quieras, ni nada.
Pero sé que el día qué te des cuenta, va a ser demasiado tarde.
<< Siempre es demasiado tarde cuando te das cuenta de lo que pierdes, pero no son ellos quienes se alejan, eres tú quien te encierras en ellos. Y esas personas no pueden hacer nada, porque si tú te encierras ante otras personas, eres tú quien termina perdiendo a ambos lados. Nada ni nadie puede cambiar eso, solamente tú, pero si tú no lo haces... Nadie lo puede cambiar>>

miércoles, 13 de junio de 2012

Esos miedos que llegan...

Otra vez....
De nuevo aparecen esos miedos a fin de curso, esos miedos que hacen que tengas que tengas dudas. Dudas de pensar, que si en 6 meses no has podido hacerlo todo, porque ahora en dos meses sí... 6 meses, 6 horas diarias de instituto. Y ahora, 2 meses, una hora cada día...
Recuerdo el año que me pegué hace dos años, estudiando dos horas, pero claro, esa vez estaba yo sola, y repetí segundo. Recuerdo cuando se me cayó el mundo, no me lo podía creer, me quedaba atrás. Todos se iban a otro curso, y yo, me quedaba sola, tendría que conocer a gente, cosa que a mi no se me da nada bien... El día de la presentación recuerdo que estaba allí nerviosa, empezaron a decir nombres, hasta que me tocó a mi, no conocía a nadie, y estaba totalmente sola. Unas horas después, me encontré con mis amigos, y me dijeron que les había tocado a todos juntos. Y yo, me quedaba atrás sola...
Hasta que se me ocurrió la idea de cambiarme, con gente que al menos conocía. Y al menos no estuviese un mal curso.
Ya al año siguiente pasé a cuarto, y ese año ya tuve mas suerte, me tocó con mi mejor amiga.
Y este año, me ha ido mejor que nunca, aunque me hallan separado de ella, pero he encontrado a dos grandes personas.
Y ahora, este año lo mismo, los mismos medios que en 2º y en 3º...
El miedo de repetir, de quedarme atrás y que a ellas les toque juntas. No es egoísmo, ni nada, simplemente qué no soportaría de nuevo quedarme atrás, estar otro año en 4º, porque estoy deseando terminar la ESO para poder ir mucho más adelante.
No quiero quedarme atrás, quiero ir con ellas hacía delante, y si me tengo que separar es porque cogemos materias distintas, no porque yo repita...
No quiero repetir, quiero seguir, terminar ya de una vez por todo.
Pero... Esos miedos vuelven y no quiero... No quiero volver a sentir esos miedos...
No quiero que el mundo se me caiga de nuevo encima, porque simplemente no sabría hacer amigos nuevos, ni aguantar de nuevo 4º. Cumplir los 18 años y estar en cuarto... No quiero, quiero seguir hacía delante... Pero tengo mucho miedo y no se como controlarlo...
Ese miedo que no se puede controlar.

miércoles, 30 de mayo de 2012

Otro adiós.

¿Por qué no haces nada? ¿Por qué finges que te importo cuando no es así?
Dices que es orgullo y que soy cabezota, creía que me entendías. Tengo todo el derecho para estar así.
¿Pero tú? Tú no lo tienes. Yo no he soltado todo lo que pienso de ti, como tú lo hiciste. Yo eso no lo hago, y menos sin venir a cuento.
Pienso que el qué tiene el orgullo y es cabezota eres tú, que no eres capaz de aceptar que eso es lo que piensas de mi. Y es que encima me echas la culpa a mi. Pensaba que eras de otra manera, pero veo que no. Pensaba que tratarías de que yo recuperase todo lo que he perdido, pero no haces nada.
Y por lo que veo la única que lo pasa mal y todo eso, soy yo. Pero lo que tengo claro, es que no voy a ir hacia ti. Yo no he sido quien a soltado todo eso, has sido tú.
Y si tú no quieres aceptarlo, ni volver, ni nada.
Desde luego no seré yo quien me acerque de nuevo.

jueves, 24 de mayo de 2012

Cicatrices

¿Por qué intentas que todo sea igual que antes?
Tú ya decidiste, y decidiste que todo fuese diferente, ahora que te has dado cuenta que has echo algo mal, lo quieres intentar solucionar, pero ya no. Ya no puedes solucionar nada, lo echo, echo esta.
Y yo no puedo hacer nada.
Ahora a esperar a que esas heridas se conviertan en cicatrices. Pero las cicatrices no se terminan de curar y siempre se recuerda, termina haciendo mucho mas daño que al principio.

martes, 22 de mayo de 2012

Esas personas.

Cuando todo va bien, cuando tienes apoyos, cuando piensas que nada puede ir mejor, y que siempre los tendrás, va y la vida y te vuelve a fastidiar.
Hace qué vuelvas a perder a alguien importante para ti, y encima, lo que siempre te pasa, que te echa muchas cosas en la cara. Qué te dice cosas qué nunca pensaste que saldría de su boca, ni que esa persona te lo diría, ya que te dice muchas veces que tú para él eres un apoyo. Pero de repente, está ahí, de nuevo llega esa sensación de derrota. De debilidad, de no saber que hacer, de preguntarte el porque siempre te toca a ti, que siempre te dicen lo mismo, que quieran o no, siempre esas personas que para ti son importantes, aunque no lo llegues a demostrar, porque si esas personas y tú saben quienes son importantes para mi, las palabras sobran, porque ya se sabe todo...
Te termina haciendo daño... Tal vez no se den cuenta, o quizás con el paso del tiempo lo hagan y te pidan disculpas, pero... ¿Qué más dará? Si el daño ya esta echo...
Muchas veces cuando uno esta enfadado, debe controlar su ira, y lo que dice, yo con el tiempo, con los daños y todo, he aprendido que es mejor no decir las cosas en caliente, esperar a que todo este mejor, porque no sabes el daño que le puedes hacer a esa persona, y cuando te das cuenta, cuando lo vas a arreglar, ya no puedes solucionar nada, y que ahora esa otra persona esta distante contigo, porque teme a que vuelva a pasar lo mismo. Tú también has estado en su piel, y sabes como se siente, y ahora lo vuelves a sentir, y mucho mas de la persona que era para ti muy importante, y que ahora, de repente ha dicho lo que todos dicen cuando están enfadados, cuando les supera la ira.
Y esperas a que reaccione, pero él no lo hace, y sabes que cuando lo haga, tú ya no serás la misma con él, porque has perdido la confianza que tenías, que tanto cuesta conseguir, y que tan rápido se pierde.
Lo peor de todo, que esperas a que él reaccione, pero no lo hace... Y que cuando lo haga será demasiado tarde...
Estas harta de siempre la misma historia, estas harta de todo, que siempre pase lo mismo, que te digan lo mismo, por una tontería y qué después se den cuenta de lo que han echo y te pidan disculpas... Pero ya no, se acabó. Voy a dejar la niña tonta que le perdona a todo el mundo, si alguien me quiere, se pensará antes de decirme esas cosas y que saben que después cuando se den cuenta lo que han echo, te pedirán perdón, pero ya no, la confianza es lo más valioso y lo que antes se pierde. Y por el momento, esa confianza que se tenía se ha perdido y no hay vuelta atrás.
Cuando la confianza se rompe... ¿Qué es lo que queda?

domingo, 13 de mayo de 2012

Desde luego.

No sé como puede pasarme siempre esto, no lo entiendo... ¿Por qué esperan a joderme? ¿Podré ser feliz algún momento de mi vida? ¿Dejarán que sea feliz?
¿Podré enamorarme y tomar mis propias decisiones? ¿Dejarán de hacerme daño y entenderme?
Quiero ser feliz, quiero dejar de sufrir, quiero dejar de saber que no es esa persona, que me he vuelto a equivocar...
Pero, ahora tengo un raro sentimiento, un sentimiento de tranquilizad, de agotamiento, de pena... No lo sé la verdad, tengo tantos sentimientos ahora mismo qué ni siquiera sé cómo me siento, ni como lo puedo expresar.
Sé qué no merece la pena estar así, pero no puedo remediarlo.
Ahora esta bien, en el amor mentir, pero, pero no es la solución de todo. Yo nunca mentiría en una cosa así, el amor, según dicen es la cosa mas bonita del mundo, mientras que yo así no lo veo. Será por todos los palos que me he llevado a lo largo de este tiempo. Y por las promesas insignificantes qué me han dicho.
Es muy sencillo prometer un 'para siempre', también veo qué es muy fácil decir 'no te soltaré nunca', 'eres mi vida', 'te amo'... Miles de palabras qué hacen qué pienses muchísimas cosas y sientas también muchas cosas.
Pero la peor sensación viene cuando te das cuenta qué todo lo qué te decía esa persona, era mentira...
Y ni siquiera sabes como reaccionar...

Bienvenidos a la era donde a todo el mundo le encanta mentir e herir a los demás.


Duele quererte, después de tus mentiras.

jueves, 10 de mayo de 2012

Ella.

Las típicas peleas tontas que se tienen con las amigas que después terminan con risas y un fuerte abrazo, hay otras que terminan para siempre y no hay mas remedio.
Pero puedes parar y esperas y hablar antes que termine todo mal.
En mi vida hay una persona que aún no me he enfadado y si lo hiciese no se que haría sin ella, ya que lo es todo. Mi hermana, mi gran apoyo, mi bicho, mi Lilo, ella, quien me conoce mejor que nadie, desde pequeñas hemos estado juntas; tal vez cosas del destino. Catorce años desde que estamos juntas, compartiendo muchísimas cosas, secretos, amores, risas, llantos, desamores, simplemente TODO.
La quiero muchísimo, y espero que siempre sigamos como estamos ahora, porque no sé qué haría sin mi bicho.

Orgullo.

El orgullo, el peor efecto. Bueno por un lado es bueno y es malo; a quien le importas a quien no. Y así, también cuando dos personas chocan con bastante orgullo y pasa unas de las cosas estás, la amistad termina tarde o temprano. Eso se espera, el trágico final.

No lo entiendo.

Y es que no entiendo los motivos de algunas cosas, no quieres dar a entender algo que te molesta. Se creen que con un ''lo siento'' todo queda en donde estaba, pero no es así, siempre SIEMPRE eso queda ahí por muchos motivos. Las palabras y los echos duelen aunque después todo esté de maravilla, pero lo que te hizo o te molestó siempre queda ahí, aunque se lo digas, y no te enfades y él después diga que lo siente y que no va a volver a ocurrir; saber que si volverá a pasar; siempre termina pasando; siempre pasa o directamente te cansas de todo eso, y quieres olvidar pero no puedes, quieres perdonar pero siempre recuerdas, quieres hablar pero tu orgullo te lo impide, y esperas que lo haga él.

Amor.

Si hay miedo de enamorarse de una persona cuando la tienes cerca, mas lo hay cuando esta a kilómetros.
Ya pasó una vez que alguien te interesó, pero esa vez estaba a dos horas y media de ti. ¿Y ahora? Esa vez no acabó demasiado bien, venía a lo que venía. ¿Y ahora? Te ilusionaste, y en un mes todo terminó. ¿Y ahora? No todos son iguales, pero siempre todo lo bueno dura tan poco... Para ser exactos 1 o 2 meses. ¿Y ahora? ¿Eso qué es?
Muchas veces no quedan recuerdos y otras demasiados recuerdas nunca intermedio.
Todo es bonito al principio, pero nada es eterno, todo tarde o temprano todo acaba....
No sabes si ilusionarte o parar; todo esto va demasiado rápido. Y no quieres acabar mal.

Le encantan.

Cuando estas tranquila, de repente aparece alguien y empieza a mover mierda. Después de 8 meses, unas infelices, empiezan con las tonterías, las mismas tonterías de siempre.
Pero no vas a volver a caer en sus tonterías no, si se aburren, si no tienen vida que se hagan una, que se las pinte. Pero que a ti te dejen, luego vienen los problemas y se quejan.
Pero esta vez, no va a pasar lo mismo que el anterior, no lo vas a permitir, lo vas a parar antes de tiempo. Tienes todo a tu favor y ellas en su contra; es el momento. El momento de esperar que comentan un fallo para no vivir de nuevo el mismo calvario.